Claves de la arquitectura de la nueva época: el confort acústico.

Desde tiempos recientes, la eficiencia energética está en boca de todos, sin embargo, y tras la situación actual empezamos a reflexionar sobre la importancia del confort acústico.

La situación de confinamiento nos ha obligado a convertir en nuestro domicilio en un espacio “todo en uno”: oficina, local de ocio, gimnasio, restaurante, zona de descanso, etc. y cada momento requiere de unas condiciones acústicas que en la mayoría de ocasiones son deficientes.

Es cierto que las calles se han vuelto más silenciosas, no obstante, el aumento del tiempo de permanencia en la vivienda y la realización de múltiples actividades, implican disparar las fuentes de emisión sonora en nuestro vecindario. Si a ello le unimos que en nuestro país, el 90% de las viviendas son anteriores a la aplicación del CTE, nos encontramos con abanico de problemas originados por la falta de un correcto aislamiento acústico en nuestras viviendas, como por ejemplo el  déficit de concentración, el insomnio, los problemas nerviosos, etc.

Por suerte, el mercado cuenta con una variedad de soluciones para mejorar el aislamiento acústico que permiten adaptarse a los elementos preexistentes. Para ello, se debe estudiar cada caso y realizar la combinación de sistemas adecuados con el fin de mejorar el confort de las viviendas.

Una de las principales preocupaciones a la hora de implementar estas soluciones es la posible pérdida de espacio. Sin embargo, existen sistemas que complementan a los tradicionales sistemas constructivos que, contando con el mínimo espesor posible, se adaptan perfectamente tanto a las necesidades de espacio como de aislamiento y confort acústico.

La clave del éxito de un buen sistema desde luego está en la correcta combinación de materiales aislantes y absorbentes. En multitud de ocasiones nos encontramos ante la idea generalizada de que el material poroso es suficiente para aislar acústicamente, y se comete el error de usar materiales absorbentes como únicos aislantes, cuando por otro lado, con productos aislantes de menor espesor y mayor masa se pueden conseguir mejores prestaciones.

También es importante destacar que al aislamiento también se le unen elementos que mejoran el confort acústico como por ejemplo paneles decorativos absorbentes que reducen la reverberación y nos permiten tener conversaciones y conferencias más claras.

En definitiva, esta nueva situación cambiará para siempre el modo en que concebimos nuestras viviendas y remarca aún más el hecho de que un correcto aislamiento acústico será fundamental para que estos espacios nos aporten la tranquilidad y confort que requiere nuestro hogar, convertido ya en lugar de trabajo, ocio y vida.

Comparte esta entrada en las redes sociales:
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook